Somos I+D para cuidarte

Blog

Contusión en el muslo, el “famoso bocadillo”. A propósito de un caso.

admin No Comments

Es muy frecuente en deportes de equipo tener encontronazos con un jugador rival y sufrir un golpe, generalmente un rodillazo, en el muslo. En la mayoría de los casos, tras unos dias de dolor, un moratón y la genérica administración de algún AINEs o analgésico, se soluciona el tema.

Pero no siempre es así.
El caso que presento corresponde a un jugador de fútbol, que se presenta en la clínica con dolor en la rodilla inespecífico desde hace dos meses, que apareció tras un “bocadillo” en el muslo, y que en principio no era nada. Tras una valoración exhaustiva, y no ver nada claro, pido una contracción simple y veo una “bola”, como una pelota de golf, en la parte distal del vasto interno del cuádriceps. Tras preguntarle sobre ello, me dice que tras el “bocadillo”, aparte del dolor, se le hinchó mucho el muslo, pero que no lo dio importancia porque no le salió moratón. Bandera roja.
Tras la exploración física, realizamos en la Clínica una exploración ecográfica y se hace imagen mi sospecha.
Es raro que tras una gran contusión, se produzca un buen edema pero no aparezca ningún hematoma, dado que tanto una cosa como otra son el resultado que una posible rotura, mas o menos grande, de fibras musculares.
En el análisis ecográfico aparece un hematoma encapsulado dentro de unas paredes ya de cicatriz. Dos meses de evolución y el hematoma aproximadamente mide todavía 3×3 cm. Esta cicatriz no puede quedarse así. El resultado de todo esto será una cicatriz anómala que se fibrosará más, terminará doliendo y muy probablemente podrá desencadenar una tendinopatía cuadricipital.
Debemos de intentar reducir ese hematoma en parte, para que la presión “intracápsula” disminuya y provocar el cierre de la cicatriz y una mejora en su estructura.
Utilizaremos la EPI. Ésta técnica provocará una licuefacción de la sangre encapsulada y la reacción química que se realizará dará como resultado “evaporar” parte de ese líquido, disminuyendo la presión, mejorando el medio de reparación y consiguiendo remodelar esa cicatriz.
Este es un muy bonito video, que no deja duda de lo que pasa.

video
La entrada y salida del hematoma la realizaremos con EPI activa, para evitar riesgo de infección, dado que la corriente galvánica no permite que nada sobreviva a su contacto, es germicida en el polo activo que es el negativo.
Los resultados son claros. La terapia en la sesión consistió en terapia manual, EPI y vendaje compresivo McConell, y en los dias siguientes trabajo con la ConoVersaPulley excéntrico.
En una semana se produce una reducción de un cm. Sin duda una buena evolución.
Primer día que vino:

video
En una semana, tras la primera sesión (sin olvidar que hacía 2 meses del golpe):

video
En siguientes sesiones la cicatriz se ha ido reduciendo y cerrando aunque ahora no dispongo de imágenes. A nivel visual externo también se observa como la “bola” se ha reducido. No hay dolores ni siquiera en entrenamientos exigentes ni en competición.
Como ya he comentado antes, la resolución satisfactoria de una rotura muscular es importante.
Las cicatrices resultantes no se pueden evitar pero si hemos de cuidar que su estructura sea la mejor, la más resistente y lo menos fibrótica posible, sobre todo en grandes cicatrices. Una rotura no debe quedar en 15 días de reposo y a correr.
He tratado casos de deportistas de alto nivel que abandonaron la práctica deportiva que hacían por un dolor que no desaparecía debido a una cicatriz muscular por una rotura mal llevada. Hoy vuelven a entrenar sin dolor, ya no para alta competición (porque lo dejaron hace tiempo y no pueden volver), pero sí para su satisfacción personal.

Importante: CICATRICES/FIBROSIS

¿TENGO ESPOLÓN O FASCITIS?

admin No Comments

Hoy en día, debido a múltiples causas tales como trabajar muchas horas de pie, la gran afición a la práctica de atletismo, el uso de mal calzado, el sobrepeso o por un factor genético, existe un gran porcentaje de la población que sufre de dolores en la planta del pie. Una de las estructuras que, frecuentemente, se ve afectada, es la fascia plantar.

La fascia plantar es una estructura formada principalmente de colágeno, fina y resistente, extendiéndose en forma de triángulo por la planta del pie, teniendo su base en el nacimiento de los dedos y su vértice en la zona interna del talón. Se encarga de mantener de manera pasiva la estructura del pie, y se ve afectada por el estado de la musculatura plantar. Muchas veces los dolores en la planta del pie que se toman como fascitis son en realidad dolores musculares.

Centrándonos en los dolores que provienen realmente de la fascia, podemos diferenciar eminentemente dos. Dolor del cuerpo de la fascia (dolor en el arco plantar que se evidencia con un engrasamiento del cuerpo de la fascia) y dolor de la inserción de la fascia en la zona interna del hueso calcáneo (talón), el dolor más típico y que será del que nos ocuparemos.
La fascia plantar, como otras estructuras del cuerpo tales como los tendones, se componen principalmente de Colágeno tipo I, y al igual que estos, tensiones continuas, impactos, sobrepresiones, hacen que se vayan degenerando. Su composición interna cambia, y cambia también su metabolismo. La nueva formación degenerada, que puede tardar años en consolidarse, da como resultado una fascia engrosada donde ha aumentado importantemente la degeneración de la matriz celular, la concentración de Colágeno tipo III, la acumulación de sustancia P y neurotransmisores excitatorios. Esto irrita las terminaciones nerviosas circundantes, provocando los típicos dolores de talón.a zona interna del hueso calcáneo (talón), el dolor más típico y que será del que nos ocuparemos.

A lo largo de esta pequeña y escasa explicación he obviado el uso de la palabra inflamación, dado que generalmente no existe. Por tanto deberíamos cambiar nuestro razonamiento sobre ésto y cambiar el término FASCITIS por FASCIOSIS, es decir, cambiar el pensamiento de que está inflamado por la realidad, la degeneración del tejido. Esto nos permite explicar por qué el uso continuado de antiinflamatorios no tiene más efecto que un mero acto analgésico y no curativo, y también entender o preguntarnos si esta justificado el uso de infiltraciones con corticoides (importante antiinflamatorio) cuando parece demostrado que favorecen la degeneración.

A nivel óseo, en la inserción de la fascia, la acumulación ya mencionada de sustancia P y otras, provoca una degradación obvia con pruebas de imagen, en la cortical del hueso, es decir, donde se encuentran estas sustancias, se puede ver como la superficie del hueso posee una erosión.

Esto unido a los cambios metabólicos que se producen dentro de la fascia por la DEGENERACIÓN, hace que sea muy frecuente en fasciosis de larga evolución, la presencia de una calcificación (por acumulo de calcio de manera anómala) que tiene la característica forma de pico o ESPOLÓN.

La aparición de esto en una radiografía nos llama mucho la atención, he identificamos el dolor con que nos pincha. Pero esto no es así, y a ojos expertos, lo único que nos da es información del nivel de avanzada que está la lesión. Cuando se realizan cirugías para solucionar el dolor en el talón, el raspado del espolón, conlleva hacer desaparecer éste, pero también un sangrado y una gran reacción inflamatoria que harán recomenzar un proceso curativo del tejido. Aún así no son pocas las cirugías que fracasan. Solucionar un dolor en el talón derivado de la fascia conlleva un trabajo para cambiar la realidad interna de ésta, pero también trabajo muscular amplio del miembro inferior, estudio de los apoyos en la pisada, etc.

Actualmente en la Clínica de Fisioterapia Delta, trabajamos esta lesión siguiendo las últimas líneas de tratamiento de Fisioterapia.

El trabajo global de la musculatura, sus puntos gatillo, el estudio de los apoyos y del calzado, y el trabajo con EPI para cambiar la composición real de la fascia y revertir esa degeneración, son las líneas principales de tratamiento. A partir de hoy, y como siempre intentando ir al paso de los últimos avances de la Fisioterapia en conjunto con otras profesiones, el uso de Plasma Rico en Plaquetas será un nuevo arma en la lucha contra esta lesión.

EPI en una fasciosis, vemos la entrada de la aguja y la aparición del halo blanco, signo del efecto de la EPI:

Seguimos avanzando…

¡Participa en esta pequeña encuesta!

admin No Comments

Me gustaria empezar esta nueva entrada para saludar y dar las gracias a todos los lectores de este pequeño blog, ya sean noveles o veteranos o incluso casuales, ya que lo escrito, aunque quizá solo sean pequeñas exposiciones y reflexiones, está hecho para intentar acercaros algunos conceptos de la Fisioterapia. Un saludo, tanto para lectores españoles como para los que lo leen desde otras partes del mundo.

Dicho esto, me gustaria iniciar este pequeño apartado donde me gustaria que expusieseis vuestro concepto de la Fisioterapia, ya seais españoles o no, cosa que lo hará más interesante aún.

El interés por este tema está sustentado en que muchas veces, sobre todo en España, el fisioterapeuta se ve encasillado en determinadas acciones y se pierde la noción en otros de sus trabajos. Hasta diría que los propios profesionales llegamos a encasillarnos a la hora del tratamiento y desconocemos técnicas e incluso patologías que podemos también tratar.

Así que me gustaría que escribieseis sobre cosas que no sabeis si con Fisioterapia se podrían tratar, cosas que sabeis que sí, experiencias positivas o no tanto (siempre expuestas con respeto)en vuestras lesiones, cosas que creeis se deberían mejorar a la hora de un tratamiento…preguntas entorno a vuestra “cultura” sobre Fisioterapia.

Y si yo o cualquier otro compañero de profesión podemos facilitaros algo de información, lo intentaremos.

Empiezo:

¿Sabíais que problemas y trastornos en la articulación temporomandibular (mandibula) pueden ocasionar fuertes dolores de cabeza, dolores de muelas, dolores cervicales y dorsales… y gran propensión a la lesión en los miembros inferiores, tales como roturas musculares en isquiotibiales (musculatura posterior del muslo)(importante deportistas)? Muy interesante por tanto su tratamiento fisioterápico en todas estas dolencias, sobre todo si se padecen y no mejoran mucho.

Os toca!

Técnica EPI, un nuevo arma contra la tendinopatía

admin No Comments

Tras un tiempo sin escribir, aquí vuelvo a la carga para presentaros una formidable forma de tratamiento, la EPI, técnica en la que me formé hace unos meses para, como siempre, intentar estar al día. A la espera de que salga el 2º curso de especialización, actualmente la uso como método de tratamiento para tendinopatías y demás lesiones de tejidos blandos.

EPI quiere decir “Electrolisis Percutánea Intratisular“, y es una técnica inventada por un magnífico Fisioterapeuta español, Jose Manuel Sánchez Ibáñez. Tras años de perseverantes estudios, creó esta técnica, la perfeccionó y desde hace poco la imparte a sus compañeros de profesión, por tanto, una técnica muy nueva para nosotros.

No puedo hablar de la EPI sin referirme mínimamente a las tendinopatías o lesiones del tendón. Debemos diferenciar dos conceptos, tendinitis y tendinosis.

Sin entrar en tecnicismos, diriamos que tendinitis comprende la inflamación aguda del tendón, la primera fase de la lesión del tendón en la que existen procesos y sustancias inflamatorias. Generalmente la tendinitis se produce tras un hecho lesivo y se suele entender que esta denominación se da en las primeras 3 semanas en las que se está lesionado.

Tendinosis, por otro lado, comprende la fase secundaria (a partir de esa 3ª semana), en la que una alteración en el metabolismo del tejido produce una degradación o degeneración de éste, formándose un tejido “incorrecto” y por tanto perpetuándose la lesión. En este caso no hay sustancias inflamatorias, no se habla de inflamación. Quizá el entender esto nos lleve también a comprender el porqué muchas veces el uso de antiinflamatorios no es eficaz.

También vale la pena decir que la fase de tendinitis es una fase que muchas veces pasa desapercibida, y cuando ya nos duele, realmente ya nos encontramos con una tendinosis más o menos establecida.

La técnica EPI, es una técnica que aunque predominantemente se usa como método de tratamiento de las tendinosis, tiene también muchas aplicaciones en otros tipos de lesiones, como fibrosis de los tejidos, alternativa a la punción seca, etc.

La EPI es una técnica que se aplica mediante una aguja de acupuntura (en el caso de las tendinopatías, intratendón), por la cual se hace pasar una corriente, corriente galvánica, que al entrar en contacto con el tejido degenerado/fibrótico produce una reacción química (electrolisis) que lo “destruye”, no así el tejido sano, que permanece intacto. Es importante entender que no lo electrocuta ni nada parecido, sino que la reacción química lo transforma para que después el propio cuerpo lo desheche mediante procesos como la fagocitosis. La eliminación de este tejido degenerado y “productor” de dolor, hace que el “espacio” que ha quedado libre, ahora el cuerpo pueda utilizarlo para regenerar fibras nuevas sanas y eficaces.

Como vereis la EPI es una técnica compleja, pero para un Fisioterapeuta muy bonita de entender (aquí no he expuesto nada más que unas frases para entenderlo) y compartir con sus pacientes, porque siendo una técnica “fácil” de aplicar, a la vez es un conjunto de complejos procesos que se dan en unos segundos y que realmente dan unos increibles resultados, acortando los plazos de recuperación, hecho por el que actualmente muchos deportistas de élite y grandes clubes deportivos la utilizan.

Es, hoy en día, para mí, una técnica de elección para el tratamiento de tendinopatías (acompañada por supuesto de más técnicas, e importante, ejercicios excéntricos), por su fácil aplicación, sus pocos riesgos (la propia corriente es germicida) y contraindicaciones y porque tras el tratamiento practicamente no hay molestias de la propia aplicación, es más, muchas veces hay mejoría.

Es una excelente técnica para el tratamiento de tendinopatías conocidas, como la de hombro, tendón de Aquiles, epicondilitis, pubalgias, tendinopatías de rodilla…

Me gustaría pedir disculpas a mis compañeros de profesión sanitaria y por supuesto a Don Jose Manuel Sánchez, por la manera de explicar la técnica, por no explicar los exactos procesos químicos que se dan y ser muy poco técnico, pero mi objetivo es mostrar la técnica a personas ajenas a la profesión y que no tienen los conocimientos necesarios para entenderlo así.

Os animo a probar esta técnica si dais con un Fisioterapeuta formado en ella.

A mi me ha cambiado la manera de entender el tratamiento de muchas patologías, siendo ahora (o eso quiero pensar) más eficaz, por tanto prestando un mejor servicio.

Para terminar, como inciso, la utilización de la ecografía al servicio de la Fisioterapia, como herramienta de validación terapeútica y evolución lesional (y nunca como herramienta diagnóstica, cosa que no compete al Fisioterapeuta), es de las últimas tendencias en esta profesión. Usada en conjunto con la EPI (muy interesante para guiarte a la zona y apreciar la reacción química) y/0 el resto de técnicas de Fisioterapia, nos lleva a entender mejor la lesión, ser más precisos, ver el estado en directo y por tanto, ser más eficaces.

Como muchas veces escribe Jose Manuel, I+D al servicio de la Fisioterapia.

Os dejo también el enlace con su Centro en Barcelona: http://www.cerede.es/