Somos I+D para cuidarte

Tras un tiempo sin escribir, aquí vuelvo a la carga para presentaros una formidable forma de tratamiento, la EPI, técnica en la que me formé hace unos meses para, como siempre, intentar estar al día. A la espera de que salga el 2º curso de especialización, actualmente la uso como método de tratamiento para tendinopatías y demás lesiones de tejidos blandos.

EPI quiere decir “Electrolisis Percutánea Intratisular“, y es una técnica inventada por un magnífico Fisioterapeuta español, Jose Manuel Sánchez Ibáñez. Tras años de perseverantes estudios, creó esta técnica, la perfeccionó y desde hace poco la imparte a sus compañeros de profesión, por tanto, una técnica muy nueva para nosotros.

No puedo hablar de la EPI sin referirme mínimamente a las tendinopatías o lesiones del tendón. Debemos diferenciar dos conceptos, tendinitis y tendinosis.

Sin entrar en tecnicismos, diriamos que tendinitis comprende la inflamación aguda del tendón, la primera fase de la lesión del tendón en la que existen procesos y sustancias inflamatorias. Generalmente la tendinitis se produce tras un hecho lesivo y se suele entender que esta denominación se da en las primeras 3 semanas en las que se está lesionado.

Tendinosis, por otro lado, comprende la fase secundaria (a partir de esa 3ª semana), en la que una alteración en el metabolismo del tejido produce una degradación o degeneración de éste, formándose un tejido “incorrecto” y por tanto perpetuándose la lesión. En este caso no hay sustancias inflamatorias, no se habla de inflamación. Quizá el entender esto nos lleve también a comprender el porqué muchas veces el uso de antiinflamatorios no es eficaz.

También vale la pena decir que la fase de tendinitis es una fase que muchas veces pasa desapercibida, y cuando ya nos duele, realmente ya nos encontramos con una tendinosis más o menos establecida.

La técnica EPI, es una técnica que aunque predominantemente se usa como método de tratamiento de las tendinosis, tiene también muchas aplicaciones en otros tipos de lesiones, como fibrosis de los tejidos, alternativa a la punción seca, etc.

La EPI es una técnica que se aplica mediante una aguja de acupuntura (en el caso de las tendinopatías, intratendón), por la cual se hace pasar una corriente, corriente galvánica, que al entrar en contacto con el tejido degenerado/fibrótico produce una reacción química (electrolisis) que lo “destruye”, no así el tejido sano, que permanece intacto. Es importante entender que no lo electrocuta ni nada parecido, sino que la reacción química lo transforma para que después el propio cuerpo lo desheche mediante procesos como la fagocitosis. La eliminación de este tejido degenerado y “productor” de dolor, hace que el “espacio” que ha quedado libre, ahora el cuerpo pueda utilizarlo para regenerar fibras nuevas sanas y eficaces.

Como vereis la EPI es una técnica compleja, pero para un Fisioterapeuta muy bonita de entender (aquí no he expuesto nada más que unas frases para entenderlo) y compartir con sus pacientes, porque siendo una técnica “fácil” de aplicar, a la vez es un conjunto de complejos procesos que se dan en unos segundos y que realmente dan unos increibles resultados, acortando los plazos de recuperación, hecho por el que actualmente muchos deportistas de élite y grandes clubes deportivos la utilizan.

Es, hoy en día, para mí, una técnica de elección para el tratamiento de tendinopatías (acompañada por supuesto de más técnicas, e importante, ejercicios excéntricos), por su fácil aplicación, sus pocos riesgos (la propia corriente es germicida) y contraindicaciones y porque tras el tratamiento practicamente no hay molestias de la propia aplicación, es más, muchas veces hay mejoría.

Es una excelente técnica para el tratamiento de tendinopatías conocidas, como la de hombro, tendón de Aquiles, epicondilitis, pubalgias, tendinopatías de rodilla…

Me gustaría pedir disculpas a mis compañeros de profesión sanitaria y por supuesto a Don Jose Manuel Sánchez, por la manera de explicar la técnica, por no explicar los exactos procesos químicos que se dan y ser muy poco técnico, pero mi objetivo es mostrar la técnica a personas ajenas a la profesión y que no tienen los conocimientos necesarios para entenderlo así.

Os animo a probar esta técnica si dais con un Fisioterapeuta formado en ella.

A mi me ha cambiado la manera de entender el tratamiento de muchas patologías, siendo ahora (o eso quiero pensar) más eficaz, por tanto prestando un mejor servicio.

Para terminar, como inciso, la utilización de la ecografía al servicio de la Fisioterapia, como herramienta de validación terapeútica y evolución lesional (y nunca como herramienta diagnóstica, cosa que no compete al Fisioterapeuta), es de las últimas tendencias en esta profesión. Usada en conjunto con la EPI (muy interesante para guiarte a la zona y apreciar la reacción química) y/0 el resto de técnicas de Fisioterapia, nos lleva a entender mejor la lesión, ser más precisos, ver el estado en directo y por tanto, ser más eficaces.

Como muchas veces escribe Jose Manuel, I+D al servicio de la Fisioterapia.

Os dejo también el enlace con su Centro en Barcelona: http://www.cerede.es/

You must be logged in to post a comment